11.4 C
Asunción
domingo, mayo 26, 2024
spot_img

AKÃNE…puroite

Por Gonzalo Quintana

Me vino a la memoria una de las frases que atesoro como una gran verdad: “Hay inteligentes moralmente canallas y hay estúpidos moralmente intachables” .Marco Denevi, 1982.

El problema no son los akãne (poco inteligentes). El problema son los vivos, los ñarolos, los astutos que corrompen todo, no resuelven exitosamente nada, porque solo buscan sacar provecho personal y enriquecerse indebidamente llenándose de bienes mal habidos.

AKÃNE, fue el calificativo, compartido por muchos “honorables colegas”, que usó un diputado para desacreditar las manifestaciones y las protestas de los universitarios.  No hay dudas que, en todo caso, el muerto se asusta del degollado.

Según Denevi, “Los estúpidos, por más que acumulen conocimientos, no saben qué hacer con ellos”.

 Estupidez viene del Latín, “estupere” que quiere decir quedarse quieto, inmóvil, paralizado ante un problema. De ahí, “estoy estupefacto”, es decir que uno está momentáneamente paralizado, momentáneamente estúpido. Es decir; hay estúpidos transitorios y estúpidos permanentes, irredimibles. 

En el otro extremo del estúpido, está el inteligente. Inteligente viene del Latin “inteligere” que describe en sentido traslaticio la dinámica mental para buscarle una solución, una salida, a un problema concreto.

“En Latín, salida se dice “exitus”, que los ingleses tradujeron por “exit”. Es decir, el éxito está vinculado a la capacidad de encontrar y ejecutar la salida a los problemas.

En el medio, entre la inteligencia con su dinámica que encuentra soluciones y tiene éxito y el estúpido que se paraliza ante un problema se sitúa el VIVO, el valé en nuestra peculiar cultura política.

El valé es el sinvergüenza que sin contemplación alguna les jode a todos: a la Nación, al Estado y – paradójicamente- tiene la admiración de una gran cantidad de personas de su misma calaña o de los que están en proceso porque aspiran a serlo.

El vivo tiene la dinámica mental del inteligente y comparte con el estúpido la incapacidad de resolver los problemas porque su propósito es única y exclusivamente sacar provecho personal del problema, no resolverlos. Está dotado intelectualmente, pero moralmente es una basura.

El vivo parece personalmente “exitoso” por un tiempo relativamente corto, mientras dure su máscara. Cuando se le cae la máscara, muestra el rostro más trágico del fracaso.

Marco Denevi describió ya en 1982 lo que estamos viviendo nosotros, desde hace ya mucho tiempo. También hizo el pronóstico; si una sociedad está compuesta mayoritariamente por vivos y estúpidos, tendrá gobernantes vivos o estúpidos incapaces de resolver los problemas.  Cada problema no resuelto inteligentemente es una piedra, un ladrillo con los que se construye un muro contra el cual, tarde o temprano, la Nación se estrellara. La violencia será inevitable.

El akãne puroite es el que no para de producir los ladrillos, las piedras y pone todo el empeño en la construcción del muro de la desgracia.

Noticias relacionadas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Redes Sociales

228,000FansMe gusta
6,100SeguidoresSeguir
1,160SuscriptoresSuscribirte
- Publicidad -

Últimas Noticias

error: El contenido está protegido!